Inicio / - Rotativos / Charlie Hebdo:nunca podrán callar la risa
Charlie Hebdo:nunca podrán callar la risa

Charlie Hebdo:nunca podrán callar la risa

Ayer fue un día un poco más triste que de costumbre. Alrededor de las 11.30 tres encapuchados se presentaron en las oficinas de la revista francesa Charlie Hebdo y la emprendieron a tiros con los redactores y dibujantes allí reunidos. El resultado de la carnicería: 12 muertos, incluyendo dos policías, y 11 heridos, tres de ellos en estado crítico. Después de 44 años de controvertidas andanzas, las peores amenazas contra el semanario se confirmaban. Y el mundo se convertía en un lugar un poco más hostil.

Y es cierto, Charlie Hebdo nació para ser polémica y orgullosa de serlo. Su nacimiento se remonta a 1970, tras el cierre de su predecesora Hara-Kiri a consecuencia de sus burlas a la muerte del presidente De Gaulle. Desde entonces su comentido fue la oposición burlona y muchas veces brutal a toda forma de autoritarismo y  censura fanática. Una defensa a ultranza de la libertad de expresión que realmente siempre se ha esforzado en estirar los límites del consenso social.

A lo largo de su historia esto les ha supuesto no pocos problemas, enfrentándoles no sólo con grupos religiosos de toda índole, sino también con los grandes poderes estatales de cada momento. Charlie Hebdo lo mismo tiraba hacia la figura de Franco llamándolo asesino, que comparaban en 2013 a Marine Le Pen con, literalmente, una mierda.

En los últimos tiempos, sin embargo, las iras habían venido sobre todo por parte de los sectores fanáticos del Islam. Sus encontronazos con esta comunidad han sido constantes desde que en 2006 reimprimieran las caricaturas de Mahoma que costaron amenazas al periodico danés Jylland-Posten. Entre medias, cócteles molotov lanzados contra su sede, ataques a su página web y maldiciones venidas de lo alto. “Que la maldición de Dios caiga sobre tí”, les dijeron entonces.

 

Stéphane Charbonnier, Charb, editor jefe desde 2009 y uno de los asesinados ayer, siempre se mostró firme frente a esta barbarie, señalando convencido que el único humor que nunca ofende a nadie es el que no se hace, la página en blanco.

2 comentarios

  1. capitan arteaga

    hey el melomano arranca

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

*

ir hacia arriba